¿Qué pasa si no tomo vitamina C todos los días?

La vitamina C es una vitamina hidrosoluble y no se almacena en grandes cantidades en el cuerpo. A diferencia de las vitaminas liposolubles (como las vitaminas A, D, E y K), que pueden almacenarse en el tejido graso del cuerpo, las vitaminas hidrosolubles se disuelven en agua y tienden a eliminarse del cuerpo a través de la orina en lugar de almacenarse.

La vitamina C es esencial para diversas funciones en el cuerpo, como la síntesis de colágeno, la absorción de hierro, la función inmunológica y su papel como antioxidante. Debido a su naturaleza hidrosoluble, el cuerpo no tiene la capacidad de almacenar grandes cantidades de vitamina C. Por lo tanto, es necesario obtener vitamina C regularmente a través de la dieta o, en algunos casos, mediante suplementos.

La falta de vitamina C en la dieta puede llevar a la deficiencia de esta vitamina, que se manifiesta en la enfermedad conocida como escorbuto. Es importante consumir fuentes regulares de vitamina C para mantener niveles adecuados en el cuerpo y apoyar las funciones biológicas esenciales. Las fuentes comunes de vitamina C incluyen frutas cítricas, fresas, kiwi, pimientos, brócoli y otras frutas y verduras.

Herborístería Xàtiva