Vitamina D

La vitamina D es una vitamina soluble en grasa que desempeña un papel crucial en el cuerpo humano. Hay dos formas principales de vitamina D: la vitamina D2 (ergocalciferol) y la vitamina D3 (colecalciferol). La vitamina D2 se encuentra en fuentes vegetales, como los hongos, mientras que la vitamina D3 se produce en la piel cuando se expone a la luz solar y también se encuentra en ciertos alimentos de origen animal, como el pescado graso y el hígado.

La principal función de la vitamina D es regular los niveles de calcio y fósforo en el cuerpo, lo que ayuda a mantener la salud ósea. La vitamina D estimula la absorción de calcio en el intestino y promueve la reabsorción de calcio en los riñones, lo que contribuye a la mineralización ósea adecuada. Además, la vitamina D también desempeña un papel en la función muscular, la salud del sistema inmunológico y la regulación de la división celular.

La principal fuente de vitamina D es la exposición al sol. Cuando la piel se expone a los rayos ultravioleta B (UVB) del sol, el cuerpo produce vitamina D3. Sin embargo, la cantidad de vitamina D producida depende de varios factores, como la ubicación geográfica, la temporada del año, la hora del día, la cantidad de piel expuesta y el uso de protector solar. También se puede obtener vitamina D a través de la dieta, consumiendo alimentos ricos en vitamina D, como pescado graso (salmón, caballa, arenque), yema de huevo, hígado y alimentos fortificados, como la leche y los cereales.

La deficiencia de vitamina D es común en algunas poblaciones, especialmente en aquellos que tienen una exposición limitada al sol o siguen dietas restrictivas. La deficiencia grave de vitamina D puede llevar a enfermedades como el raquitismo en niños (una enfermedad que afecta el desarrollo óseo) y la osteomalacia en adultos (ablandamiento de los huesos). También se ha relacionado la deficiencia de vitamina D con un mayor riesgo de enfermedades autoinmunes, enfermedades cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer y trastornos del estado de ánimo, aunque la evidencia científica para algunas de estas asociaciones es limitada.